Un CDP se puede instalar en tres sencillos pasos. En primer lugar, se enchufa el dispositivo a la LAN a través de un cable Ethernet. En segundo lugar, se descarga un pequeño agente del Software CDP en cada uno de los equipos o servidores que deban protegerse. Finalmente, se utiliza la intuitiva interfaz de CDP; basta con elegir de qué archivos o directorios desea realizar la copia de seguridad, en ubicación remota o local.

Protección continua de datos en ubicación local

El agente inteligente del CDP se ubica en el nivel central para interceptar los datos entre la base de datos y el disco utilizando un controlador de filtro de sistema de archivos. Ello permite detectar todos los datos nuevos o modificados de una máquina de red y realizar la copia de seguridad correspondiente en el CDP. En lugar de copias de seguridad en intervalos, el CDP ofrece copias de seguridad en tiempo real sin intervención del usuario. No se utilizan ventanas de copia de seguridad de modo que los datos no quedan expuestos a pérdidas, riesgo grave que existe en la mayoría de las soluciones de copia de seguridad.

Uso mínimo de la CPU

El agente del CDP está programado en C++ y el espacio que requiere en memoria es tremendamente ínfimo. El agente tiene un impacto insignificante en las máquinas de la red, a diferencia de otros tipos de soluciones, que afectan a la productividad de los empleados, ya que ralentizan o bloquean los equipos.

Copia de seguridad remota sin intervención del usuario

Se puede configurar un CDP local para enviar datos de copias de seguridad a un centro de datos remoto seguro o a otro dispositivo CDP sin intervención del usuario para proteger los datos contra desastres como robos o incendios. Puede refinar las políticas remotas en el nivel administrativo, permitiendo la migración de ubicaciones remotas únicamente a algunos usuarios o algunos tipos de archivo. La configuración de políticas garantiza que la capacidad de almacenamiento remoto se utilizará de la forma más efectiva.

Copia de seguridad de archivos abiertos

El controlador de filtro del sistema de archivos del agente del CDP permite realizar copias de seguridad de datos nuevos o modificados mientras el archivo está abierto. Esta función disminuye considerablemente el riesgo de pérdida de datos ya que la información queda protegida a medida que se crea en lugar de esperar a que se cierre el archivo para iniciar un ciclo de copia de seguridad.

Diferencia de nivel de bloque

El CDP proporciona una copia de seguridad inicial completa de archivos marcados, y posteriormente copia únicamente los datos que se hayan creado o modificado a partir de ese momento. Dichos cambios se envían al CDP y se guardan en una sola base de datos creada para cada uno de los archivos. Con ello se garantiza la compresión y la capacidad máximas en el dispositivo y se minimiza el impacto en el rendimiento de la red de área local (LAN).

Recuperacion instantánea y gestión de versiones

El CDP guarda varias versiones de archivos, no únicamente la última. A partir de la base de datos de diferencias de nivel de bloque se puede recrear de forma dinámica cada una de las versiones de los archivos en momentos anteriores distintos. Los usuarios reciben un catálogo de versiones de archivo y sólo tienen que hacer clic en los que le interesen. Esta función supone un ahorro de tiempo y un aumento de la productividad tanto para los usuarios finales como los administradores de TI, y garantiza un uso eficiente de la capacidad en el CDP.

Plataforma de gestión de datos

La plataforma de gestión de datos proporciona herramientas para optimizar la eficiencia de almacenamiento y para gestionar los datos de forma proactiva. Las funciones clave son una búsqueda flexible, un marco de comandos e informes, y notificaciones de alerta por correo electrónico para las actualizaciones en tiempo real.

Políticas flexibles

Los administradores pueden otorgar a los usuarios la capacidad de ubicar, visualizar, recuperar o manipular los datos en función del nivel de permisos del que dispongan. Las políticas también se pueden establecer en los niveles de tipo de archivo, directorio o aplicación a fin de asegurarse de que los datos se añaden a la copia de seguridad (o se excluyen de ella).